martes, 2 de abril de 2013

El mito de la caverna de Platón y el proceso psicoterapéutico de carácter profundo... (¿qué significa empezar terapia?)



Hace unos 25 siglos, Platón describía una escena referencial: la alegoría del Mito de la Caverna. Desde que conocí este relato (hace ya unos años), algo me transformó. Por la relación directa que a menudo se establece con las vivencias que experimenta la persona que inicia un proceso psicoterapéutico a medida que descubre su verdad profunda.

Como se observa en la imagen, Platón reúne en una caverna a unos hombres que desde su nacimiento crecen encadenados de cuello y piernas. A lo largo de sus vidas, lo único que pueden ver son las sombras que sucesivamente se proyectan en el fondo de la caverna. No pueden ver nada más ya que detrás tienen un muro que no les permite girarse. Solo les es posible mirar al frente. Detrás y por encima del muro hay una hoguera encendida. Entre la hoguera y los hombres encadenados, unas figuras en forma de objetos y animales sujetadas por otros hombres son proyectadas en forma de sombras al fondo de la caverna. Los hombres encadenados tan solo pueden ver las sombras.

Platón plantea: "...qué pasaría si una de las personas encadenadas fuese liberada y pudiese ver que tras de sí, hay otros hombres que como fantasmas sostienen unas figuras, y tras ellos una hoguera...". La realidad de aquel hombre cambiaría por completo. Las apariencias darían paso a una realidad completamente distinta a la que hasta ahora conocía.
A partir de ahí plantea: "...y qué pasaría si a continuación ese hombre fuese conducido hacia el exterior de la caverna y pudiese ver la luz del día, los árboles, el cielo, las nubes, otros hombres, etcétera...". Sin duda, el hombre pasaría por un tiempo de desorientación y trasvalse: su visión del mundo cambiaría por completo.

A continuación Platón da una vuelta de tuerca más: "...qué pasaría si el prisionero liberado fuese conducido de nuevo hacia el interior de la caverna y quisiera liberar a sus antiguos compañeros...". Se reirían de él, se burlarían, le harían creer que se ha vuelto loco. Si el prisionero liberado tratara de desencadenarlos y acompañarlos hacia el exterior de la caverna para que pudieran ver la realidad de la vida, éstos incluso podrían llegar a matarlo a la menor oportunidad que tuvieran.
El mito de la caverna y la terapia

A partir de lo expuesto quiero hacer una reflexión sobre las vías de conexión que hay entre esta alegoría de la caverna y lo que representa iniciar un proceso psicoterapéutico de carácter profundo. Intentaré ser lo más sintético posible.
Los hombres encadenados no se pueden mover, no pueden ver más allá de lo que los "prisioneros" quieren que vean. Están bajo su control. Desde su nacimiento, sus impulsos instintivos están reprimidos, controlados y subyugados. El muro tras de sí les ha impedido ver su propia historia y conocer los sentidos y significados de lo que hoy son como personas. La hoguera representa la luz dentro de la oscura caverna. Los prisioneros viven en una mentira que creen y sienten como verdadera. No han visto más que eso, no tienen otra referencia. En alguna medida, así estamos todos antes de plantearnos iniciar algún tipo de proceso de transformación. Y así, muchas veces, llega la persona a terapia. Si llega. La mayoría prefieren, como muestra la alegoría, continuar viviendo en lo conocido, sobreadaptados. Es necesaria una buena dosis de osadía y valentía para dar ese paso. Cuando la realidad aprieta, muchas veces no hay más elección.
Un prisionero es liberado y empieza a ver el engaño, el sentido y los motivos de lo que vivió durante toda su vida. Cuando alguien le libera y puede ver el fuego encendido y los objetos que provocan sombras, algunas preguntas empiezan a encontrar respuesta: ¿qué había tras de mí? ¿Qué había tras las sombras? ¿Por qué veía lo que veía? ¿Por qué sentía lo que sentía? ¿Por qué estuve tan perdido?, ¿Por qué la vida me parecía tan monótona, aburrida y carente de sentido?... La luz de la hoguera le permite ver la realidad tal como es, aún dentro de la oscuridad de la caverna, aún dentro de la propia historia sin desvelar. A partir de ahí se despliegan cantidad de vías para continuar creciendo de una forma más humana. Los hombres fantasmáticos que sostienen las figuras de objetos y animales son las personas que nos vamos encontrando que tan inconscientes como nosotros nos muestra la proyección de sus propias sombras. Tan cerca como están -solo les separa un muro-, pero no se pueden comunicar ni relacionar, no se pueden ver ni mirar. No se pueden encontrar.

En el siguiente movimiento, el liberado pasa por un túnel estrecho semejante al canal del parto antes de ver la luz del día. El camino ha sido duro, las impresiones le han trasvalsado, el ponerse en duda a sí mismo y a los otros le hace ver la realidad en todo su esplendor. Cuando el hombre vuelve hacia su familia y antiguos compañeros para hacerles ver que ahí fuera hay vida y que las cosas no son como creen, éstos se burlan de él, piensan que está mal y que se ha vuelto loco. 
El prisionero ya no lo es. Y ahora que sabe lo que hay ahí fuera, ni puede ni quiere volver atrás. La vida le empuja hacia la vida. Asume su responsabilidad, toma las riendas y sale fuera de la caverna para encontrar aquello que le hace conectarse a la vida. Desde el momento de la liberación primera, cada uno decide hasta dónde quiere llegar. Unos llegan más lejos, otros se quedan antes. La decisión pertenece a cada cual. Así sucede a menudo y así se experimenta cuando uno se embarca en un proceso psicoterapéutico profundo de carácter psico-corporal .

Te dejo con un vídeo de reciente creación que se asemeja al trasfondo de lo que pretende transmitir el Mito de la Caverna...

video


Si te gustó puedes compartirlo en Facebook, Twitter o Google+.




3 comentarios:

  1. Lo describes perfectamente, me ha gustado mucho, gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Alberto, me he sentido muy identificada, no se puede volver atrás, no hay manera y eso me encanta, la valentía de hacer esto, he ir hacia la vida, solo depende de cada uno..gracias muy bonito lo comparto


    ResponderEliminar
  3. Gracias Mona y Renacuajos... Me alegra que os guste. Saludos

    ResponderEliminar