lunes, 3 de febrero de 2014

La influencia social en el individuo y la influencia del individuo en la sociedad



En este artículo te invito a ver un experimento (hay muchos otros) acerca de la influencia social que puede ejercer el grupo en el individuo: El experimento del ascensor. 







Te invito a la reflexión a partir de algunas preguntas que me surgen:

¿Hasta qué punto podemos llegar a renunciar a nosotros mismos dentro de un grupo? 
¿Hasta qué punto nos enajenamos de nosotros mismos estando en grupo? 
¿A qué nos exponemos si defendemos nuestros planteamientos, aunque sean distintos a los de la mayoría? 
¿Qué nos sucede si somos y nos sentimos diferentes a la mayoría? ¿Podemos ser mas allá de la opinión o el comportamiento mayoritario?

Desde ahí...

¿Cómo podemos llegar a mentirnos a nosotros mismos por estar en paz con el grupo?
¿Hasta dónde puede llegar la locura colectiva que puede partir de ahí? 
¿Cómo se nos manipula y/o se nos puede manipular desde ahí?
¿Cuál es el precio que pagamos por renunciar a nosotros mismos, a nuestras ideas, a nuestro sentir y a nuestros planteamientos?


Como contrapunto, en este otro video se produce una influencia inversa. A partir de una sola persona se genera un movimiento que contagia a la multitud que se va sumando. 







Si te gustó, puedes compartirlo en Facebook, Twitter y Google +



No hay comentarios:

Publicar un comentario